Más de 200 especialistas en Hematología y Hemoterapia se han reunido en Málaga para poner en común y valorar resultados y avances en el trasplante de progenitores hematopoyéticos (TPH) -también conocido como trasplante de médula ósea-, en el marco de la Reunión Anual del Grupo Español de Trasplante Hematopoyético y Terapia Celular (GETH). Además de las reuniones de los diferentes grupos de trabajo, el GETH promueve actividades formativas para profesionales de enfermería y data-managers, y organiza debates sobre aspectos novedosos y/o controvertidos de la especialidad, que este año han contemplado las variedades de profilaxis de la Enfermedad Injerto contra Receptor (EICR) y el uso de inmunoterapia con CARTs (células T modificadas genéticamente para dirigirlas contra las células tumorales). Además, han participado en este encuentro representantes de agencias reguladoras del Ministerio de Sanidad, como la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), que han presentado actualizaciones sobre el Plan Nacional de Donantes de Médula Ósea y las novedades regulatorias en ensayos clínicos, respectivamente.

¿Cuál es la mejor profilaxis para la EICR?

La EICR es una complicación médica común que se asocia principalmente al TPH o trasplante de médula ósea. En última instancia, la EICR se debe a que las células inmunes presentes en el tejido trasplantado reconocen al receptor del trasplante como “extraño”. Una vez activadas, las células inmunes trasplantadas atacan a las células del receptor causando la enfermedad. “La profilaxis cuenta hoy en día con diferentes recursos: antisueros, fármacos y ciclofosmamida en altas dosis post TPH y purga de T”, ha explicado el doctor Jorge Gayoso, responsable de la Unidad de Trasplante del Servicio de Hematología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, de Madrid. “Hay discrepancias acerca de cuál es el mejor”, añade.

Mientras el doctor Carlos Solano, jefe del Servicio de Hematología del Hospital Clínico de Valencia, ha expuesto las bondades de los antisueros, el doctor José Antonio Pérez-Simón, jefe del Servicio de Hematología del Hospital Virgen del Rocío, de Sevilla, ha indicado que la profilaxis de la EICR se tiene que perfilar e individualizar en cada caso concreto. Por su parte, la doctora Carmen Martínez, del Hospital Clínic de Barcelona, ha presentado la ciclofosmamida en altas dosis post TPH y purga de T como un “método muy eficaz de reducción del riesgo de EICR aguda grave y crónica”.

Introducción a la utilización de los CARTs

La terapia CART se basa en la producción de linfocitos T genéticamente modificados para que reconozcan antígenos de superficie de células tumorales y las destruyan. “Su utilización ha abierto un nuevo y prometedor frente en el tratamiento del cáncer hematológico”, ha apuntado el doctor José María Ribera, jefe del Servicio de Hematología Clínica del ICO-Hospital Universitario Germans Trias i Pujol y moderador de la conferencia “Introducción a la utilización de los CARTs”. Por el momento, “es un arma más en el tratamiento, decisiva en algunos casos, pero posiblemente poco útil en otros. Solo estamos dando los pasos iniciales para llevar a cabo estrategias de inmunoterapia antitumoral con una eficacia nunca vista hasta ahora”, añade.

A día de hoy, “se ha podido constatar una potente actividad antitumoral en la leucemia linfoblástica aguda (LLA), la leucemia linfática crónica (LLC) y los linfomas no Hodgkin”, afirma este experto. Por otro lado, se está investigando activamente el empleo de CARTs en la leucemia mieloide aguda (LMA), el mieloma múltiple (MM) y el linfoma de Hodgkin. Entre otros aspectos, “se está intentando asegurar la duración de los CARTs a largo plazo, mejorar la eficiencia de su producción, combinar CARTs para atacar varios antígenos de superficie de las células malignas al mismo tiempo, combatir las recaídas en las que el antígeno diana inicial es negativo o reducir la toxicidad”, señala. “Lo más importante es generar un número suficiente de linfocitos T que sean capaces de activarse y lograr una destrucción de las células neoplásicas lo más completa posible”.

FUENTE: SEHH

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de cookies.

  Aceptar Política de cookies.